La virtualización se ha convertido en el principal punto de partida a la hora de realizar un diseño de infraestructura TI, pues al trabajar con sistemas virtualizados se aporta una flexibilidad al entorno que conlleva una reducción significativa en los costes de implementación y puesta en marcha de cualquier proyecto empresarial.

De esta forma se evitan inversiones de equipamiento y se produce un ahorro de costes, de procesos administrativos y de soporte técnico.

Realizamos consolidaciones y virtualización de servidores y aplicaciones aportando las siguientes ventajas:

  • Reducción del número de servidores y contratos de mantenimiento.
  • Reducción del consumo energético, del espacio y refrigeración.
  • Administración centralizada desde una única consola.
  • Dimensionamiento dinámico de los recursos de los servidores, tales como memoria, procesadores, almacenamiento, red.
  • Alta disponibilidad.